Blog Informativo

martes, 27 de julio de 2010

"Reconstruyen el clima del pasado para comprender mejor el de hoy" - El Mercurio - VCT 26-07-2010

En bitácoras de barcos, anuarios universitarios y actas de antiguas instituciones, como los cabildos, investigadores buscan información.

Richard García

Uno de los grandes problemas de los climatólogos que investigan la evolución de procesos atmosféricos a lo largo del tiempo es que los registros disponibles no se prolongan más allá de fines del siglo XIX. Antes de esa época no existían organismos dedicados a llevar catastros de este tipo.

Pero aunque no había meteorólogos, por lo menos en los últimos cinco siglos han existido capitanes de barcos que mantuvieron un meticuloso registro de las condiciones del tiempo en sus bitácoras de navegación.

Justamente su recuperación es el objetivo del proyecto "Corral", impulsado por la Universidad de Sunderland y organismos meteorológicos británicos. Ya cuentan con las bitácoras de 300 embarcaciones cuya antigüedad se remonta hasta 1760, incluyendo la de Robert Fitz Roy, capitán del "Beagle", la embarcación en la que Charles Darwin dio la vuelta al mundo.

También están los relatos del capitán James Cook, quien comandó una histórica expedición al Pacífico Sur en 1770, y del capitán William Bligh, quien enfrentó el amotinamiento de sus tripulantes en el famoso "Bounty".

Entre la información hay datos sobre presión del aire, formación de hielo, velocidad y dirección del viento, y temperaturas en distintas regiones del planeta.

La iniciativa también ha incluido registros tomados desde faros y documentos coloniales de los tiempos del imperio británico. El objetivo es digitalizar este material, analizarlo y dejarlo disponible en una base de datos que permita comparar la información con registros actuales y obtener así un panorama preciso de la evolución del clima.

En el caso chileno, uno de los principales impulsores de la iniciativa de recuperación de reportes históricos es el climatólogo de la U. de Chile Patricio Aceituno, quien acaba de asumir la vicerrectoría de asuntos académicos del plantel.

Cuenta que hace unos 20 años por casualidad descubrió que en los ejemplares de los Anales de la Universidad de Chile, editados durante el siglo XIX, se publicó mucha información meteorológica y en forma muy sistemática. "En esos tiempos, la meteorología formaba parte de las actividades del observatorio astronómico nacional". Recuerda que pasó muchas horas en el archivo central fotocopiando esta información que con el tiempo subió a la web.

En paralelo, Google también ha digitalizado varios ejemplares de los Anales, los que también se pueden consultar en Google Books.

Reconstruir el pasado climático de Chile más allá de los Anales de la Universidad de Chile parece una misión compleja. Las bitácoras de barcos de la Armada nacional, que en parte se conservan en el Museo Naval, también podrían ser una alternativa cuyo registro todavía no se ha abordado, reconoce el climatólogo.

En los años treinta, el ingeniero Enrique Taulis se adelantó a los esfuerzos actuales y logró recopilar un detallado registro de las lluvias en Santiago hasta prácticamente los primeros años de la Conquista. Lo logró gracias a la información indirecta proporcionada por las actas del cabildo de Santiago. "Entonces la información era indirecta, no directa. Por ejemplo, las procesiones religiosas para rogar por lluvia. Si en el mes de junio pedían permiso para hacer una, y después había otra en julio y una más en agosto. es que el año había sido muy, muy seco".

Aceituno admite que todavía falta un proceso de análisis y puesta en valor de una información que puede ser clave para comprender el futuro que nos espera y saber si lo que ocurre hoy no tuvo réplicas en un período anterior.


''Es necesario hacer este trabajo para comprender mejor el cambio climático. Con esta información podremos contrastar si lo que se anuncia hacia el futuro no tiene réplica en el pasado".

PATRICIO ACEITUNO
CLIMATÓLOGO Y VICERRECTOR ACADÉMICO DE LA U. DE CHILE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada