Blog Informativo

jueves, 19 de agosto de 2010

"Las olas de calor y las inundaciones serían indicios de un nuevo equilibrio climático" - El Mercurio - Vida-Ciencia-Tecnología

Fenómenos naturales extremos:

Organización Meteorológica Mundial reconoce que la magnitud e impacto de estos eventos en el Hemisferio norte no tienen precedentes.

Richard García

Los alrededores de Moscú arden a más de 40 grados, mientras los termómetros se empinan a su nivel más alto en mil años. El norte de Pakistán está anegado por las inundaciones más violentas del Indo desde 1929 y en Groenlandia un glaciar más grande que Santiago se desprende y queda a la deriva.

Para la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el organismo que aglutina a las oficinas climáticas de cada país, estamos frente a una seguidilla sin precedentes de eventos meteorológicos extremos que ha traído una inusual pérdida de vidas y bienes materiales.

Según el informe de la OMM, todos los fenómenos climáticos citados igualan o superan en intensidad, duración y extensión geográfica a los más grandes ocurridos históricamente en los mismos lugares.

La pregunta que muchos se hacen es si lo que está ocurriendo es consecuencia directa del calentamiento global.

Los modelos climáticos, al menos, dicen que si el clima cambia por efecto del aumento del CO2 en la atmósfera, esto debería gatillar un incremento en la frecuencia de los eventos extremos.

Para el investigador del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y experto en cambio climático Sergio González eso es justamente lo que estamos percibiendo. "Hay una tendencia a que haya una mayor frecuencia de eventos extremos o incluso han aparecido algunos que eran desconocidos en determinados sitios", sostiene. Un ejemplo de ello sería la tromba marina observada en Lirquén en junio pasado.

"Esto está ocurriendo en varias partes, lo que induce a pensar que efectivamente hay una concatenación de hechos extremos que están configurando un nuevo equilibrio en cuanto al tema climático".

Más información

El climatólogo del departamento de Geofísica de la U. de Chile, Roberto Rondanelli, hace hincapié en que los eventos extremos ocurren todo el tiempo. "Se presentaron en un clima prácticamente no perturbado por el hombre, como el del siglo XIX, y siguen teniendo lugar hoy".

La pregunta, opina, es si efectivamente hay un aumento real de la frecuencia de estos eventos o si no tiene que ver más con nuestra percepción por el hecho de que ahora recibimos más información y tenemos cámaras o videos donde estos fenómenos ocurren. "Eso todavía no lo sabemos", dice.

En cambio González cree que para la prueba definitiva que demuestre la conexión entre aumento de eventos extremos y el calentamiento global sólo faltan más años de observación. "Esto tiene mucho que ver con estadísticas. Ya hay evidencia, incluso en el territorio nacional, que efectivamente las condiciones climáticas se están desplazando, que en algunas zonas llueve mucho menos y en otras hay menos precipitaciones de nieve y más de agua", asegura.

Según la OMM, durante este año ya se han producido récords de temperatura máxima en 17 países, incluyendo lugares tan dispares como Finlandia, Sudán, Colombia, Birmania y las islas Salomón.

El efecto también se está viendo en la naturaleza. La última migración de mariposas monarcas desde EE.UU. y Canadá a México ocupó apenas dos hectáreas de los bosques que hay al oeste de la capital de este último país, la menor superficie de los últimos 17 años. Los expertos lo atribuyen a la sequía, lo que está afectando a la población del insecto.



Cómo disminuir el impacto

Ayer, expertos de distintas partes del mundo se reunieron en Boulder, Colorado (EE.UU.), para discutir qué hacer frente a los inusuales cambios climáticos que enfrenta la humanidad. Uno de los objetivos es crear un sistema de advertencia para evitar un mayor impacto de estos desastres naturales.

En Moscú, por ejemplo, el mes pasado, como consecuencia de la ola de calor, fallecieron 5.850 personas más que el año pasado en el mismo período, según cifras de la Academia de Ciencias Rusa.

En Pakistán, las inundaciones son las más graves desde 1929 y los damnificados suman más que toda la población de Chile.

El investigador del INIA Sergio González explica que si los climas del planeta cambiaran drásticamente, podría quedar gran parte de la infraestructura humana inutilizada y habrá migraciones de millones de personas buscando un lugar mejor donde ubicarse y eso preocupa mucho a los gobiernos.

Qué opina la gente

Manuel Castro

Carpintero.

"Creo que lo que está pasando es un ciclo normal. No debería influir, según mi opinión, en el cambio climático. No creo que esté relacionado un fenómeno con el otro".

María José Ibáñez

Estudiante de Nutrición y Dietética.

"Es muy extraño que haya días con mucho calor y otros con frío, es demasiado. Esto tiene que ver con el calentamiento global. Soy súper creyente en esas cosas".

Margarita Amigo

Modista.

"Están ocurriendo cosas raras con el clima. Es demasiado el frío y poca la lluvia. Estos fenómenos no son normales, y tienen que pasar más todavía, así que hay que cuidarse".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada