Blog Informativo

domingo, 8 de agosto de 2010

"Río pone en marcha histórico plan para recuperar el brillo de la Cidade Maravilhosa" - El Mercurio - Internacional - 08-08-2010

Comienzan las millonarias obras, de cara al Mundial de 2014 y a los JJ.OO. de 2016:

Se busca que los eventos deportivos dejen un legado tangible, tal como en las Olimpíadas de Barcelona '92. Ya se lanzó un proyecto para urbanizar las favelas, y se trabaja en el mejoramiento de la red de transporte.

Jean Palou Egoaguirre

"Río es una ciudad que ha sufrido mucho", afirmó recientemente el Presidente brasileño, Inácio Lula Da Silva, recordando que la idílica imagen de los diminutos bikinis de Copacabana, la majestuosidad del Pan de Azúcar, la magia del bossa nova y el destape carnavalero también tienen como contraparte una urbe dejada a su suerte durante décadas.

Desde que en la década de 1960 la capital y el poder político se mudaron a Brasilia y Sao Paulo se convirtió en el motor económico de Brasil, la "Cidade Maravilhosa" vio florecer la violencia del narcotráfico con cerca de 5 mil asesinatos cada año, mientras la marginalidad se ha propagado como tumor en los verdes cerros, en favelas como Rosinha o Complexo do Alemão.

"Desde hace mucho tiempo Río sólo ha aparecido en la crónica roja de los diarios", lamentó el Mandatario, ilusionado con que los JJ.OO. de 2016 sean una oportunidad única para superar la burocracia bizantina -ante todo, las históricas disputas entre el gobierno central y local- y darle un nuevo impulso y un "legado duradero" a la ciudad, tal como lo hizo Barcelona previo a las Olimpíadas de 1992.

Con un presupuesto inicial de US$ 14.400 millones, se espera que al menos US$ 11.500 millones se destinen a mejorar la infraestructura y a limpiar la contaminada ciudad.

Pero según Forbes, entre los JJ.OO. y el Mundial de 2014, Brasil podría llegar a gastar en términos reales hasta US$ 50.000 millones en los próximos seis años, el 2,5% de su PIB.

En estas últimas semanas -a más de 2.000 días de los JJ.OO.- ya se les ha dado luz verde a varios de los proyectos emblema, dejando atrás la vieja idea de que en el Río de Janeiro playero y fiestero las cosas se hacen "sin prisa y con mucha pausa".

Hasta ahora, en el papel, todo se ve como una postal. Pero hay fundamentadas dudas.

Transparencia

Luego que los Panamericanos 2007 costaran casi nueve veces más de lo presupuestado originalmente (en principio eran US$ 230 millones), y que varios funcionarios terminaran en la cárcel por irregularidades, uno de los temas centrales del actual plan de inversión en Río es la transparencia.

Así, un decreto presidencial obliga ahora a los organizadores del Mundial 2014 y de los JJ.OO. 2016 a dar cuenta detalladamente de todos sus gastos en un Portal de Transparencia, que será fiscalizado por la Contraloría y será de acceso público en internet.

El nuevo transporte olímpico

Con unos 11,5 millones de habitantes en su región metropolitana, Río tiene hoy una red de transporte caótica, con unos 40 mil buses públicos, otros miles de piratas y una red de metro de apenas dos líneas. Pero en el marco de los compromisos adquiridos ante el Comité Olímpico, el gobernador Sergio Cabral dio inicio en junio pasado a la construcción de una nueva línea y la extensión de otra, las que serán entregadas en 2015.

Además, en el plan de US$ 5.000 millones que se destinarán a este ítem -"la mayor inversión en 30 años", según el alcalde Eduardo Paes- está contemplada la implementación de un Anillo de Transporte de Alto Rendimiento. Se trata de 26 kilómetros de vías exclusivas de alta velocidad para autobuses, que garantizarán que "casi la mitad de los atletas lleguen a sus respectivas instalaciones en menos de 10 minutos", según explicó el comité organizador.

Luego, el Aeropuerto Internacional de Río -uno de los puntos más cuestionados de la ciudad- aumentará su capacidad a 25 millones de pasajeros anuales para antes del Mundial.

Y aunque no forma parte del plan olímpico, sin duda el proyecto estrella en materia de transporte es el Tren de Alta Velocidad (TAV) entre Río y Sao Paulo, que se licitará en diciembre y que tiene un costo estimado de US$ 18.750 millones (60% financiado con fondos públicos). "No podemos pensar pequeño", justificó Lula, quien dijo que la obra coloca a Brasil "en otro nivel tecnológico".

Sin embargo, el TAV, que estaría operativo en 4 o 5 cinco años, es también la iniciativa más cuestionada. Según el gobernador de Sao Paulo, José Serra, se trata de un "despilfarro", ya que con ese dinero se podría, por ejemplo, "triplicar el metro de Río".

"Barrios", no "favelas"

Esta vez no se trata simplemente de pintarlas para que se vean "pintorescas" para los turistas.

El alcalde de Río, Eduardo Paes, lanzó recientemente un ambicioso plan urbanístico de US$ 4.500 millones para rehabilitar 378 favelas de la ciudad en un plazo de diez años. El proyecto "Morar Carioca" contempla que más de 260 mil viviendas construidas con materiales ligeros sean reemplazadas por construcciones definitivas, así como el asfalto de las calles de las barriadas y la instalación de servicios públicos, como agua potable, luz y gas.

El plan también considera la reubicación, antes de 2012, de casi 13 mil familias que viven en 123 favelas que están ubicadas en zonas peligrosas, en riesgo de deslave por las lluvias. Esto no ha estado ajeno a la polémica, ya que en la prensa local muchos pobladores se preguntaron si no se trataba de una especulación inmobiliaria de las autoridades, puesto que los terrenos están en laderas de colinas que ofrecen vistas espectaculares y buenos accesos al centro de Río.

Para Lula, quien incluyó el problema en su Programa de Aceleración Económica (PAC), se trata de una de sus principales promesas: buscar la erradicación de la palabra "favela" del diccionario, para hablar de "barrio", urbanizado y con la presencia del Estado.

Si no es en 2016, será en 2020.

Las "mais grande" instalaciones deportivas

Construido en 1950 para la Copa Mundial, el imponente Estadio Maracaná recibirá una restauración de US$ 340 millones para antes de 2014. Ahí se inaugurarán los JJ.OO., pero las competencias atléticas se realizarán en el impecable Estadio Joao Havelange, que fue erigido para los Panamericanos de 2007.

En realidad, la infraestructura deportiva de Río ya estaba a un nivel mundial. De hecho, sólo el 26% de los locales deberán ser construidos para el evento.

Pero hay varios edificios que merecen mención. Como la Villa Olímpica, una verdadera ciudad satélite a orillas de la lagoa de Jacarepaguá que tendrá un bulevar peatonal típico, conocido como "Rua Caroca", y hasta una playa privada en la reserva ecológica Barra da Tijuca. O el Parque Olímpico de Río, un enorme centro que concentrará casi la mitad de las disciplinas y que se perfila como el más importante a nivel continental.

Muchos otros deportes aprovecharán la belleza natural de la ciudad, como la playa de Copacabana (vóleibol playa) o la lagoa de Rodrigo Freitas, a los pies del Cristo Redentor (remo). O aprovecharán escenarios emblemáticos, como la maratón, que tendrá una meta triunfal en el clásico Sambódromo.

Una ciudad más "verde"

A pesar de que Río está rodeado de espesa selva y de una naturaleza impactante, la contaminación golpea fuerte las aguas de la Bahía de Guanabara o la Lagoa de Rodrigo Freitas, que serán limpiadas con motivo del evento.

Se estima que estas operaciones costarán al menos US$ 580 millones.

También se estableció que el "sello verde" sea un requisito para las obras olímpicas.

Éstas deberán usar energías renovables, incluyendo la eólica y la solar, y se buscará que reutilicen las aguas lluvias.

Una de las promesas es que los Juegos tendrán emisión neutra de carbono, mientras que todas las construcciones deberán compensar sus daños ecológicos con un plan de reforestación.

En ese sentido, el alcalde carioca Eduardo Paes adelantó que se plantarán 24 millones de árboles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada